“Los niños no pueden esperar más. La lucha por sus derechos nos implica a todos” Save the Children

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Robert Good, presidente de Save the Children España y Andrés Conde, director general de la misma organización han estado en el Club de Encuentro con la conferencia “NO ES PAÍS PARA NIÑOS: TRES GRANDES DESAFÍOS PARA LA INFANCIA EN ESPAÑA”. La presidenta del Club de Encuentro, Amparo Maties, dio la bienvenida y resaltó la importancia  que el tema de la infancia tiene para el Club. Maties mencionó el artículo 1 de la Declaración de Ginebra de los derechos del niño, “El objetivo obvio, sin embargo, la realidad es sobrecogedora”, apuntó.  Joaquín Martín Cubas, miembro de la Junta Directiva fue el encargado de presentar a los conferenciantes. Comenzó dando datos que demuestran la magnitud del problema que hay en el mundo con los niños y niñas: 263 millones de niños no escolarizados, 168 millones que hacen trabajo infantil; la mitad de ellos,  85 millones realizan trabajos peligrosos, 40 millones de niñas casadas o en pareja, 16 millones que dan a luz…. Son datos del informe sobre la infancia de Save the Children. “700 millones de niños cuya infancia ha sido robada”, afirmó Martín Cubas antes de repasar las trayectorias profesionales de Roberto Good y Andrés Conde.

Roberto Good, presidente de Save the Children España, ofreció unas pinceladas de Save the Children Internacional. “Tenemos casi 100 años, no hemos conseguido cosas importantes importante, sino que lo importante es lo que vamos a conseguir en los próximos cien”, señaló. La filosofía de la organización, auspiciada por su fundadora Eglantyne Jebb, es  sencilla, “ningún niño puede ser el enemigo de nadie”.  La organización crece hasta lo que es hoy, una ONG independiente, aconfesional, con 22.000 personas trabajando en 126 países, de los que 68 son países en situaciones de emergencia donde los niños son “especialmente vulnerables”.

“Tenemos una misión difícil. Estamos comprometidos en conseguir cambios a largo plazo en la manera en que el mundo trata a los niños. Trabajamos con los gobiernos, autoridades, instituciones, universidades… en base a esto podemos acordar leyes y presupuestos para mejorar la situación de la infancia a largo plazo”, explicó Good.  En España, Save the Children lleva 20 años trabajando. En nuestro país hay hoy 8000 niños en situación de pobreza severa, de los cuales 1000 están en la Comunidad Valenciana.” Tratamos de rescatar a los niños y darles una oportunidad”, afirmó. “En España la infancia es una asunto de autoconsenso, pero es de muy baja intensidad. Conseguir tanto legislación como presupuesto nos cuesta, por eso no es un buen país para la infancia. Soluciones si que las hay. Podemos conseguir que la recuperación económica sea también social y esperemos que tenga el rostro de un niño”, concluyó.

Andrés Conde, Director General de Save the Children, explicó con más detalle el título de la intervención. “No es un buen país para los niños. En España ser niño implica una serie de desafíos que son insalvables. Si naces en circunstancias desfavorables, tu situación es muy difícil que cambie. Es una paradoja porque en España la prioridad absoluta para los españoles es la familia, es algo sagrado. ¿Cómo es posible entonces que se tenga tan poca consideración con el tema de la infancia? Que no figure apenas en las agendas políticas”. A continuación, Conde describió los tres principales desafíos a los que se enfrenta la infancia en nuestro país, las razones de por qué es así y las posibles soluciones:

  1. El desafío “más inaceptable, más acuciante es la pobreza infantil”. Hay un millón cuatrocientos mil niños en situación de pobreza severa en España, es decir, que viven en una familia media de cuatro miembros con menos de 958 euros. Los menores de 16 años son el grupo que están en mayor situación de riesgo de exclusión. España encabeza los países en tasas de pobreza infantil, solo superados por Rumanía desde hace 10 años. Las familias monoparentales son las más vulnerables; también las de origen extranjero o familias con niveles de estudios muy muy bajos. “La pobreza infantil es irreversible. No puedes recuperar en lo biológico o cognitivo a un niño cuando tiene 20 años. Un adulto puede verse sometido a una situación desfavorable durante un cierto tiempo sin que condicione el resto de su vida, esto no pasa con los niños”, comentó el director general de Save the Children. La pobreza es además hereditaria. EL 85% de los niños que hoy son pobres serán adultos pobres.

Según Conde, desde la organización perciben un cierto negacionismo de esta realidad. “La imagen de la pobreza en España es privada, vergonzante… Negamos la pobreza infantil por estereotipos, los sitios donde se concentran no son los que frecuentamos, también lo negamos por razones políticas, reconocerlo sería el reconocimiento del fracaso político y social”, afirmó.  Hemos llegado a esta situación debido a la precarización empleo, el desempleo de larga duración, las políticas de austeridad, según dijo. Para cambiar esta situación, lo más determinante es el refuerzo de políticas sociales.

 

  1. Violencia o abusos sexuales a menores. La estadística dicen que 1 de cada 5 niños en Europa ha sufrido algún tipo de abuso. No se habla solo de violencia de adultos a niños, también de niños a otros niños (acoso escolar). “¿Cómo hemos llegado a este punto? La realidad de la violencia contra los niños no se mide y lo que no se mide no se puede gestionar. Es una forma de violencia no visibilizada”, señaló Andrés Conde. “Es fundamental diseñar un nuevo marco que regule y erradique las formas de violencia contra la infancia. En esta legislatura tenemos una oportunidad increíble, debemos evitar que luchas partidistas impidan que salga adelante esta reforma”.

 

  1. Menores no acompañados. Inmigrantes. En España viven más de 3600 niños en la calle no acompañados. “¿Por qué estamos en esta situación? Los lugares de donde vienen son de una pobreza y violencia extrema. Los factores de expulsión son poderosos, el riesgo de perder la vida merece la pena. ¿Podemos salir de esta situación? Es complicado porque las causas están fuera. Estos niños se ven como migrantes no como niños, el sistema los trata como migrantes. Hay que reformar los derechos de acogida”, apuntó Conde.

“Nacer en un contexto desfavorecido en España es una condena a cadena perpetua, pero España podría ser un país para niños. Existe la energía, las ganas,  igual que se hizo con la protección e los mayores en el Pacto de Toledo o igual que se está haciendo para luchar contra la violencia contra las mujeres. Nuestra llamada es que es el tiempo de la infancia, los niños no pueden esperar más. La lucha por sus derechos nos implica a todos, a cada uno de nosotros”, concluyó Andrés Conde antes de pasar a las preguntas del público.