Gómez de Ágreda: “Los datos no son nuestros, son nosotros”

_PON7499 _PON7505 _PON7508 _PON7516 _PON7534 _PON7541 _PON7544 _PON7553 _PON7559 _PON7569 _PON7573 _PON7581 _PON7592 _PON7600 _PON7611 _PON7615 _PON7640 _PON7646 _PON7669 _PON7712 _PON7731 _PON7733 _PON7740 _PON7744 _PON7747 _PON7756 _PON7794 _PON7798 _PON7807 _PON7809 _PON7832 _PON7846 _PON7851 _PON7854 _PON7877 _PON7878 _PON7901 _PON7907 _PON7921 _PON7936 _PON7950
<
>

El pasado 21 de abril estaba prevista esta conferencia a cargo del Coronel de Aviación, Ángel Gómez de Ágreda que tuvo que ser pospuesta por la llegada de la pandemia y que finalmente las circunstancias permitieron que se pudiera celebrar el 19 de octubre.

La presidenta, Amparo Matíes, en su presentación dedicó una especial mención al último libro del Coronel, “Mundo Orwell. Manual de supervivencia para un mundo superconectado” ya que “me ha parecido muy útil e ilustrativo porque nos proporciona unas pautas de conducta para ser un superviviente en un mundo superconectado, pero además nos demuestra esa sólida formación multidisciplinar.”

El encargado de la presentación del ponente fue Rafael Morenza, coronel del Ejército de Tierra, delegado de Defensa en la Comunidad Valenciana y socio del Club, que destacó no sólo su bagaje profesional como militar, piloto, con más de 4.000 horas de vuelo, sus destinos como analista geopolítico, profesor de estrategia y jefe del Mando de Ciberdefensa, y su experiencia en plazas como Kosovo o Afganistán, Senegal y EEUU, entre otros.

El coronel Ángel Gómez de Ágreda inició su intervención abordando el contexto de los virus físicos, con la pandemia como referente principal. “El cambio fundamental que se está produciendo ahora mismo no es en el uso de la tecnología, sino en lo exponencial de la aceleración que estamos viviendo en muchos aspectos. Lo hemos visto con la pandemia, con virus físicos. Son todo cambios que estamos viendo venir, pero que no nos parecen preocupantes, hasta que no lo tenemos encima, como lo del cambio climático. Unos cambios que empiezan siendo muy sutiles, que empezamos a ver, pero todavía sin efectos preocupantes, y que llega un momento que se harán irreversibles si no hacemos algo a tiempo.”

Y como fotografía actual, el coronel planteó a los asistentes la idea de que hoy en día estamos viviendo en dos ecosistemas, en el físico, en el que sabemos dónde están las cosas, y en un ecosistema lógico que es artificial y tiene unas reglas completamente distintas. Y la principal variable de ese segundo ecosistema es la exponencialidad en los cambios, que en lo que a inteligencia artificial se refiere, está doblando sus características en tan solo 3,4 meses. Para él, pues, no hay que perder de vista esa velocidad.

Y una de las consecuencias que producen esos cambios, como apunta, es que ahora todo es más fácil, Internet ha cambiado, se ha plataformizado, y eso hace que se nos ofrezca más confort, más comodidad y sin esfuerzo, a golpe de click. Nos sirven soluciones sin esfuerzo por nuestra parte y eso, destaca Ágreda, nos hacer deudores de alguien.

Ahora queremos que los problemas se solucionen a golpe de click, que llegue la vacuna, que nos solucione los problemas, pero habrá que hacer esfuerzos. Estas plataformas que nos van sirviendo las soluciones lo que hacen es facilitarnos la vida, nos proporcionan comodidad, pero cuando estos vienes te los proporciona alguien, eres deudor de ese alguien.

“Hace dos años mi libro podría parecer distópico, pero ahora está describiendo lo que está pasando en estos momentos.” El coronel puso como ejemplo, nuestra percepción del mundo durante el confinamiento, exclusivamente a través de las pantallas, que en su opinión, nos ofrecían unas percepciones mediadas, ya que no teníamos acceso directo al mundo, alguien estaba plataformizando las percepciones y sobre esas nosotros generamos emociones.

Einstein decía que no sabía cómo se iba a luchar en la tercera Guerra Mundial, pero en la cuarta lucharemos con palos y piedras. Mi versión es “a los 10 minutos de la III Guerra Mundial, estaremos luchando con palos y piedras, que será el tiempo que tardaremos de derribar las redes del adversario. El nivel de dependencia tecnológico que tenemos es altísimo y en el momento que nos quedemos sin ella, volveremos a esa lucha.

“No estamos utilizando Internet, estamos viviendo Internet” Estamos construyendo el mundo, cambiando el escenario completo.

Ataques informáticos, virus digitales

Además, tenemos muchos ataques informáticos vía software, que se están multiplicando. Se han atacado hospitales y ciudades, porque tienen datos de gente y la materia prima sobre la que se está construyendo ese mundo son los datos. Muchos de esos ataques, son de phishing, que llevan a pagos de cantidades.

Los datos demuestran que pasamos en torno a 200 días con nuestro ordenador infectado sin que nosotros nos demos cuenta y en todos esos días nos están cogiendo datos e información.

Desde el INCIBE, Instituto Nacional de Ciberseguridad, se nos intenta visualizar si nuestro ordenador se ha convertido en un ordenador esclavizado, ya que, según apuntó el coronel el porcentaje de ordenadores esclavizado es realmente importante. Algo que se nos escapa con frecuencia.

 

Virus informativos

Para introducir el tercero de los virus, el informativo, el coronel trajo a colación una de las frases del intelectual Miguel de Unamuno, “Primero la verdad, que la paz”. La verdad y la paz.

Es muy interesante este binomio precisamente en la era de la desinformación y de las Fake News. Las falsas noticias, que no es lo mismo, según matiza el coronel que las noticias falsas. Ya que las primeras es un “no noticia” que tiene formato de noticia y lo importante es la capacidad de influencia que tiene el mensaje que se envía. Y vemos numerosos ejemplos en el día a día, entre los que comentó fue el caso de Estados Unidos.

Este contexto, según Gómez de Ágreda, nos hace sentirnos inseguros y esa sensación de inseguridad nos hace tomar decisiones distintas a cuando estamos seguros. Tendemos a radicalizarnos, a ser más agresivos y la consecuencia más importante es la polarización. Y como ejemplo, Ágreda puso la evolución de EEUU y los discursos, pero también en el resto de sociedades occidentales, aunque con una evolución más lenta.

El responsable, apunta Ágreda es el algoritmo, que nos lleva hacia los extremos para que se genere un río revuelto en el que cual haya ganancia. En China pasa totalmente lo contrario, el algoritmo lleva a las plataformas hacia un punto común, la centrada, la del partido, para que haya la menor inestabilidad social, lo que allí llaman “la armonía”.

Al final lo que importa es ser el que controla el discurso” y prosigue Ágreda “para qué vamos a emplear la violencia con lo mal vista que está, si podemos convencerle por otros medios”. Porque todas aquellas herramientas y tecnologías que usamos para la vida civil, también se pueden usar para la guerra, el terrorismo, etc.

Otro concepto que introdujo el ponente a los asistentes con gran claridad, fue el de los datos. “Los datos no son nuestros, son NOSOTROS” Estamos hechos de nuestros datos, son parte de nuestra propia personalidad. Y explicó, los datos son una mercancía con la que negocian otros. Porque de esos datos se extrae más información que la que sabemos hasta nosotros mismos.

El Big Data, la inteligencia artificial, la nube o el Internet de las Cosas son algunas de las cosas que nos vienen, según nos trasladó el especialista geopolítico. El 5G permite ya mover más rápidamente el Internet de las Cosas para absorber más rápidamente datos nuestros en tiempo real. 50.000 millones de dispositivos conectados que recibe 4.000GB de información.

“Es la preocupación personal de cada uno, por su seguridad, lo que nos va a dar seguridad, no permitir que la seguridad nos venga dadas por los demás”.

La conferencia fue seguida presencialmente por cerca de medio centenar de socios e invitados, entre los que se encontraba, el Teniente General del Cuartel de Alta Disponibilidad Terrestre, Fernando García Vaquero; Diputada por el Grupo Socialista y presidenta de la Comisión de Interior en Congreso, Ana Botella; Subdelegado del Gobierno, Rafael Rubio; Rector de la Universitat Politécnica de València, Francisco Mora; Secretario Autonómico del Consell para la Unión Europea y Relaciones Exteriores, Joan Calabuig; y representantes de la Sociedad Civil, como el presidente del Consejo de Cámaras de Comercio de la Comunidad Valenciana, José Vicente Morata, entre otros.