Mariano Benlliure, un arte por descubrir

12 junio 2023

Fecha

12 junio 2023

Hora

20:00

Lugar

Paseo de la Alameda, 32 Valencia

Categorías

Ponentes

Podcast

Galería de imágenes

El Club de Encuentro repasa la obra de Mariano Benlliure a través de objetos cotidianos

En el marco de los Encuentros con la Cultura, el Club de Encuentro invitó a su tribuna a Lucrecia Enseñat Benlliure, vicepresidenta y directora de la Fundación Mariano Benlliure y nieta de uno de los más destacados artistas valencianos, Mariano Benlliure, que en 2022 se conmemoró el 160 aniversario de su nacimiento y el 75 de su fallecimiento.

El encargado de su presentación, tras la bienvenida de la presidenta, Amparo Maties, fue Andrés Goerlich, socio del Club, que trazó un detallado, pero conciso resumen sobre el perfil profesional y biográfico de la ponente, que en 2010 promovió la institución de Mariano Benlliure y ha comisionado numerosas exposiciones.

Mariano Benlliure, nació en Valencia hace 160 años, y ha sido uno de los más grandes escultores valencianos de finales del XIX y principios del Siglo XX. El año pasado, para conmemorar el aniversario de su nacimiento y fallecimiento, la GVA nombró año Mariano Benlliure al 2022 y en el Ayuntamiento, desde la concejalía de cultura se dedicaron varias actividades, así como la restauración de varias de sus obras en Valencia.

“El director de la Casa Museo Benlliure, Javier García Peiró me propuso comisariar una de las exposiciones y de pequeño y mediano tamaño de Benlliure, poco conocidas, agrupadas alrededor de cinco abanicos que constituían el hilo conductor de la exposición.” Y es precisamente de esa exposición comisariada por ella misma, el objeto de la conferencia y de la que habló con detalle en el Club de Encuentro.

El abanico, como explicó Lucrecia a los presentes, además de un objeto de uso y complemento del vestuario femenino, tuvo una función decorativa y hasta se convirtió en una verdadera pieza de arte al ser utilizado por muchos de los pintores. Además, en ocasiones eran fruto de la colaboración de varios artistas, que pintaban cada uno una escena.

Entre el contenido de esta exposición, se pudieron contemplar obras creadas como objetos de regalo para rendir homenaje o dirigidas a una persona querida, como alguna caricatura suya, dado que Benlliure era muy aficionado a este género y a retratarse con sentido del humor, con la alegría de vivir y con un espíritu jocoso que le caracterizaba.

En esa línea, la exposición recoge numerosas fotografías de diferentes fotógrafos y en diferentes momentos del artista. La mayoría de ellas están dedicados, son regalos que él hacía a otras personas. También hay objetos conmemorativos que habían sido usados por el artista como regalos a miembros del ejército.

Benlliure tuvo una estrecha relación con la familiar real, les hizo retratos y visitaban las obras. En alguna de esas visitas le regalaron fotos para las que Benlliure diseñó unos marcos, como las de las infantas.

Otra de las figuras que se expusieron en la muestra que llevó por título: “Mariano Benlliure, un arte por descubrir”, fueron unas piezas de barro modeladas por él con escenas andaluzas, como las dos recientemente localizadas, que después de su restauración se presentaron como piezas inéditas, una gitana y un gitano. Muy características de la primera etapa de Benlliure. De hecho, estas figuras representan muy bien uno de sus temas favoritos, como fue la representación del movimiento.

Otro de los abanicos que servía de hilo conductor adentraba al espectador en uno de los mundo que más fascinó a Benlliure, como fue el tema de la infancia. Dicho abanico estaba pintado en 1890 y representaba a unos niños haciendo levantar insectos, sobre todo, mariposas. En este contenedor la exposición recogía figuras infantiles representadas, por ejemplo, en procesiones de niños, en diferentes materiales, cerámica policromada, etc.

Un tercer abanico pintado por los tres hermanos de Benlliure introducía en el costumbrismo. Mariano ilustró una escena de la huerta La destinataria, Rafaela Tordesillas esposa de Mateo Silvela. Y el cuarto abanico “Benlliure dominó la técnica de la anatomía de los animales. Estudiaba cada movimiento, y consiguió esa perfección anatómica. Cuando iba a la ganadería tomaba infinidad de notas.”

El quinto y último abanico que abordaba la muestra era este objeto ornamentado con joyas cuya destinataria fue Lucrecia Arana, cantante de zarzuela, que un año después de conocerla le obsequió con ese abanico con una composición romántica, en la que la retrató de una manera delicada con velo nupcial. Encargó que se incrustara con letras de oro el nombre de Lucrecia y que se acabara con joyas.

Como punto y final a esta ilustradora conferencia de arte y cultura, la presidenta del Club de Encuentro y la vicepresidenta de la Fundación firmaron un acuerdo para la cesión del uso de la medalla que utilizó Mariano Benlliure para la exposición Regional Valenciana de 1909 y cuya reproducción utiliza el Club para obsequiar a las personas que pasan por la tribuna del Club.

Compartir

Actividades anteriores

Club_Mazón-39
12 febrero 2024
El pasado 12 de febrero, el nuevo President de la Generalitat Valenciana, Carlos Mazón ocupó por primera vez con este...
ASAMBLEA CLUB 007 G_baja
18 enero 2024
El Club de Encuentro Manuel Broseta celebró su Asamblea General Ordinaria en la que además de los puntos del día...
Diseño sin título (2)
10 enero 2024
El Club de Encuentro Manuel Broseta celebrará el próximo 18 de enero su Asamblea General Ordinaria y las elecciones a...