El arte de filosofar y su aplicación a la ética

13 diciembre 2023

Fecha

13 diciembre 2023

Hora

20:00

Lugar

Paseo de la Alameda, 32 Valencia

Ponentes

Javier Sádaba

Filósofo y Catedrático Emérito de Ética de la Universidad Autónoma de Madrid

Francisco Javier Sádaba Garay (Portugalete, Vizcaya, 28 de noviembre de 1940) es un filósofo español. Durante muchos años fue Catedrático de Ética en la Universidad Autónoma de Madrid, mientras que actualmente, tras su jubilación, es catedrático honorario de dicha universidad.

Ha sido profesor en diferentes universidades como Tubinga (Alemania), Columbia (Nueva York), Oxford y Cambridge (Reino Unido). Es miembro del Observatorio de Bioética y Derecho de la Universidad de Barcelona1​ y del Instituto de Ética Clínica Francisco Vallés.2​ Ha trabajado también en filosofía de la religión y en filosofía lingüística, destacando sus aportaciones al campo de la bioética.

Francisco Javier Sádaba Garay (Portugalete, Vizcaya, 28 de noviembre de 1940) es un filósofo español. Durante muchos años fue Catedrático de Ética en la Universidad Autónoma de Madrid, mientras que actualmente, tras su jubilación, es catedrático honorario de dicha universidad.

Ha sido profesor en diferentes universidades como Tubinga (Alemania), Columbia (Nueva York), Oxford y Cambridge (Reino Unido). Es miembro del Observatorio de Bioética y Derecho de la Universidad de Barcelona1​ y del Instituto de Ética Clínica Francisco Vallés.2​ Ha trabajado también en filosofía de la religión y en filosofía lingüística, destacando sus aportaciones al campo de la bioética.

Podcast

Galería de imágenes

Sádaba “prefiero volverme loco intentando saber de mucho, que hacerme idiota por saber solo una cosa”

La filosofía y la ética fueron las protagonistas de la última tribuna del año en el Club de Encuentro, a cargo del conocido filósofo Javier Sádaba. Una exposición magistral pincelada con toques de humor y, sobre todo, como apuntó él mismo expresada “con la máxima libertad y el máximo respecto”. Presentada por la asociada Laura Favieres, la ponencia llevó por título “El arte de filosofar y su aplicación a la ética”.

Para introducir su conferencia, el filósofo se basó en algunos conceptos de su último libro, “El arte de filosofar”, mensajes en los que más tarde profundizó y que si bien comentó no eran originalísimos, sí son importantes de destacar porque “en la vida muchas veces más que decir algo nuevo, es decirlo de nuevo, y convendría tenerlo en cuenta en nuestro día a día y sobre todo en la enseñanza, por ejemplo”. “El arte de filosofar, es un retrato de lo que soy, toco los temas más diversos, porque la filosofía tiene que intentar llegar a los muros en los que chocamos”.

Las influencias más importantes para el catedrático honorario de la Universidad Autónoma de Madrid han sido el filósofo Wittgenstein, que según comentó fue gracias a quien se introdujo en el mundo de la filosofía tras leer su Tractatus, y el lingüista y filósofo de origen judío Chomsky, aún con vida y activo.

Para Sádaba, de la filosofía sale la parte activa, no la parte de representación, que es la ética, “Cómo vive uno lo mejor posible”. Los grandes cambios que ha vivido nuestra civilización han venido de la oralidad a la escritura. El pueblo al que le debemos nuestra vida intelectual es el griego, es un pueblo que prácticamente no tenía escritura, por ello el hablar les hizo tener tanta actividad dialéctica.

Uno de los conceptos de su libro en el que quiso profundizar es en la necesidad de razonar, de dar razones. Vivimos en momentos de borrasca, los referentes han desaparecido y las cosas ya no significan lo mismo, mucha buya y mucho ruido, en definitiva, como denominó, “una situación preocupante”. En momentos donde la emoción está por encima de cualquier cosa, confusión constante, “el argumentar es clarificar”. Y su libro está tejido con argumentos y, en definitiva, es una miscelánea en la que hablar de todo un poco porque considera que la filosofía tiene que apuntar hacia todos los lugares.

La filosofía, para Sádaba, es una actividad clarificadora. A veces puede convertirse en una cosa de manual, y así se puede quedar muerta, y peor, la verborrea. Él huye de eso, con esa miscelánea, con mucho razonamiento, pero atender a las palabras que tienen consecuencias, “somos palabra”, “hay que tener mucho cuidado”. Y como anécdota contó a los presentes que está recopilando con su nieto todas aquellas palabras que decimos a lo largo del día y que están “huecas” o “vacías” del estilo “las cosas son como son”, y a veces le lleva a la conclusión, no exenta de humor, de que nos deberíamos plantear dejar de hablar. Con el lenguaje hay que entenderse mejor, porque nos posibilita esto.

Habló también de la filosofía, del filosofar, de la ética y algunas conclusiones. Y antes de eso, y para entender mejor el término quiso hacer referencia a la palabra arte, que significa guerra, pero también tiene un sentido de habilidad, pero hemos acabado entendiéndola como la estética. Pero él coge la acepción de habilidad.

La filosofía tendría tres círculos. El primero el filosofar, el arte de filosofar, que todos lo tenemos en la vida cotidiana, que está tejida de tiempo, y es importante no perder el tiempo. En ese primer círculo hay que ser “culto”, entendido como saber de todo e intentar saber de todo, “cultivarse”, hay que leer, crecer y abrirse a todo. Aunque, a su parecer, la lectura está perdiendo el fuelle, no hay sabor. Y viene a colación una frase que dijo hace mucho tiempo que es “prefiero volverme loco intentando saber de mucho, que hacerme idiota por saber solo una cosa”.

Otro de los círculos es la cultura y la ciencia, que está en contacto con las humanidades y las ciencias empíricas. Hay que estar en contacto con las ciencias. Para los grandes filósofos, “amigos de la sabiduría”, la ciencia (conocimiento) frente a la loxa (apariencia), el científico es alguien que sabe de ciencia, el querer saber.

Y el tercer círculo, la ética, que significa acción, la modificación, las acciones son para modificarlas, “todos somos proceso, no sabemos a dónde vamos a llegar”. “Cuando uno en la ética actúa busca la felicidad. Hay que buscar los medios adecuados, para buscar unos fines para todos, tener gustos, la amistad. Lo más importante es el amor pasional”. La ética no tiene armas solo tiene la capacidad de convencer.

Para finalizar, una de las conclusiones que quiso poner sobre la mesa es que la filosofía es lenguaje, porque tiene una parte imperativa y otra explicativa. Y una de las partes fundamentales de la filosofía es aclarar el lenguaje.

La conferencia de Javier Sádaba aportó a los presentes, entre otras cosas, una hora de sabiduría y reflexión que sin duda, nos ayudó a cuestionarnos muchos temas y a descubrir razonamientos desconocidos.

Publicaciones y recursos comentados

Enlace WikipediaJavier Sádaba
Compartir

Actividades anteriores

Elecciones Unión Europea 9 de junio
Como es habitual, periodistas valencianos analizaron los resultados electorales de las Elecciones Europeas 2024, del pasado 9 de junio.
Fondos (1)
El pasado lunes 27 de mayo, el Club de Encuentro Manuel Broseta abordó la situación actual de la vivienda en...
4_rey_civil_20200210
Para el Club supone una gran satisfacción que el Jefe del Estado ostente esta representación, al tiempo que es un...