El Embajador Británico, Simon Manley, dibujó las líneas que marcarán las relaciones de su país con Europa tras el Brexit

Clubembajador-1 Clubembajador-2 Clubembajador-3 Clubembajador-4 Clubembajador-5 Clubembajador-6 Clubembajador-7 Clubembajador-8 Clubembajador-9 Clubembajador-10 Clubembajador-11 Clubembajador-12 Clubembajador-13 Clubembajador-14 Clubembajador-15 Clubembajador-16 Clubembajador-18 Clubembajador-19 Clubembajador-21 Clubembajador-23 Clubembajador-24 Clubembajador-25 Clubembajador-26 Clubembajador-27 Clubembajador-28 Clubembajador-29 Clubembajador-31 Clubembajador-32 Clubembajador-33 Clubembajador-34 Clubembajador-35 Clubembajador-36 Clubembajador-37 Clubembajador-38 Clubembajador-39 Clubembajador-40 Clubembajador-41 Clubembajador-42
<
>

El Embajador Británico en España, Simon Manley, ha estado en el Club de Encuentro con la conferencia titulada “Valencia y el Reino Unido: pasado, presente y futuro”. La presidenta del Club de Encuentro, Amparo Maties, habló de la etapa de incertidumbre que se abre para el resto de estados miembro por las consecuencias del Brexit, además de referirse a la importancia de las relaciones económicas entre Gran Bretaña y España.

Juan Valero de Palma, secretario de la Junta Directiva del Club de Encuentro, fue el encargado de presentar al invitado e introducir el tema que más preocupa en las relaciones entre Reino Unido y el resto de países europeos.  El presentador lanzó algunas preguntas al invitado: “¿Sería posible un segundo acuerdo? ¿Unas nuevas elecciones? ¿Un segundo referéndum?  ¿Y qué va a pasar con Gibraltar?”, antes de repasar su trayectoria profesional y resaltar que Manley es “un hombre sencillo y cercano, que destaca como principal virtud de España el amor por la familia”.

Simon Manley comenzó su intervención recordando las relaciones históricas entre ciudadanos y empresas británicas y la ciudad de Valencia, y recordó las cifras actuales de británicos que se han establecido en la Comunidad Valenciana y los turistas que cada año visitan nuestra tierra. El Embajador se refirió a la importancia de las relaciones económicas entre la Comunidad Valenciana y su país de origen. “Nuestro país quiere seguir manteniendo esos fuertes vínculos con la Comunidad Valencia y con España.  ¿Puede el Brexit afectar a estas relaciones? Claro que sí, pero esto dependerá de las negociaciones. Las noticias de las últimas semanas nos hacen ser optimistas. Estamos planificando una salida ordenada”, afirmó.

Según explicó, esa salida ordenada se sustenta en dos pilares, un acuerdo de retirada, un documento legal que se convertirá en ley internacional cuando esté refrendado por los Parlamentos británico y europeo, y un acuerdo político que recoja los términos generales de nuestra relación futura. De ese primer documento legal, Manley destacó varios elementos importantes:

  • Garantiza los derechos de los ciudadanos europeos que viven en Gran Bretaña y los británicos que viven en la Unión Europea. “Estamos muy orgullosos de la presencia de miles de valencianos y españoles que viven en nuestro país. Queremos que se queden. Que sigan trabajando, estudiando y contribuyendo a nuestra sociedad y nuestra economía. Queremos lo mismo con los británicos que viven aquí”, señaló.
  • Garantiza un acuerdo financiero justo. “La factura que nuestro país tendrá que pagar dependerá de algunas variables técnicas, pero rondará los 40.000 millones de euros, me parece sensato y justo pagar lo que nos corresponde”.
  • Se establece un periodo de transición, que durará hasta al menos el 31 de diciembre del 2020.
  • Establece un protocolo especial para Irlanda del Norte, quizás el “asunto más complejo de las negociaciones. Garantiza que nunca habrá ninguna frontera física en la isla de Irlanda”.

“Un buen acuerdo tiene que estar respaldado por el Parlamento británico y el europeo. No va ser fácil, pero debemos explicar a nuestros ciudadanos que no hay un acuerdo alternativo. Este acuerdo facilita una salida fluida y ordenada para mantener los intereses de ambas partes”, repitió.

Asimismo, según explicó el conferenciante, esa declaración política sobre la que se asentará la futura relación de Gran Bretaña se basa en varios elementos:

  • Una zona de libre comercio para bienes, que combina una cooperación profunda, regulatoria y aduanera con arancel cero, sin tasas, cargos o restricciones cuantitativas. “Refleja que somos vecinos, aliados y socios”, dijo.
  • Muestra la intención de ambas partes de tener una relación estrecha en los sectores servicios, que mantenga los flujos turísticos entre los dos países.  Una propuesta que permita a los ciudadanos europeos visitar Gran Bretaña sin visado y viceversa.
  • Acuerdo de transporte aéreo.
  • Voluntad por ambas partes para proteger los flujos de capitales y la estabilidad financiera.
  • Seguridad interna. El Embajador destacó la importancia de colaboración y cooperación de las fuerzas y cuerpos de seguridad. “No tenemos un mejor socio en este ámbito que España”.  

“Esta declaración política representa un marco general. Las negociaciones empezarán el año que viene. Necesitamos tiempo para construir esta nueva relación, por eso se establece ese periodo de transición para un acuerdo de libre comercio. Nuestro país quiere un acuerdo ambicioso, que garantice la prosperidad de nuestro continente y beneficie a las empresas. Queremos que las empresas españolas puedan seguir exportando sin fricciones y que las británicas puedan seguir invirtiendo”, afirmó. 

“El pueblo británico votó a favor de la salida la UE, pero no de Europa. Tenemos los mismos vecinos, nos enfrentaremos a las mismas amenazas, compartimos los mismos retos y valores de libertad, democracia y estado de derecho que el resto de países. Tenemos que trabajar juntos como siempre, dentro o fuera de la UE para proteger nuestra seguridad y promover estos valores en el mundo”, expuso antes de dar paso al coloquio en el que el público presente trasladar al Embajador diversas cuestiones.