Yaron Traub, Director titular y artístico de la Orquesta de Valencia

 

00_Yaron Traub

La última conferencia de 2009 ha tratado uno de los artes más antiguos de la historia, la música, y lo ha hecho de la mano de uno de los grandes maestros de la actualidad, el director israelí Yaron Traub. El músico ha hablado sobre su trayectoria y crecimiento artístico a través de diversos cargos desempeñados en ciudades como Londres, Minich, Chicago, Tel Aviv o Rotterdam, lo que le ha llevado a consolidarse en Valencia al frente de la Orquesta de la ciudad desde 2004 con un peso específico en la programación anual del Palau de la Música.

Un cuarteto de cuerda formado por dos violines, una viola y un violonchelo ha abierto la charla interpretando el Op. 95 de L.Van Beethoven. Según Javier Molins, director de comunicación de RTVV y crítico de arte encargado de introducir al invitado, “no se puede entender hablar de música sin hacer música, de ahí la introducción instrumental que hemos desarrollado”. Molins ha hecho un repaso a la trayectoria musical del maestro Traub, desde sus orígenes en Tel Aviv gracias a la amistad de su padre con otro de los grandes maestros de la actualidad, Zubin Metah, hasta su diferentes puestos de responsabilidad en varios países del mundo. Para Molins “el maestro Traub se ha ganado el respeto de crítica, público, autores y músicos, lo que lo convierte en toda una autoridad tanto por el reconocimiento del público como ante la gente que le rodea”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El maestro Yaron Traub ha iniciado su intervención haciendo referencia a la figura de Manuel Broseta, “un gran profesor, político y persona que además se adapta al espíritu de tolerancia, participación y actividad de vida política del club, y que yo comparto también desde el punto de vista musical”. El músico ha comparado su ciudad natal, Tel Aviv, con su actual residencia, Valencia, dos ciudades similares tanto en clima como en espíritu y riqueza artística. “Mi trabajo musical y la convivencia cívica son dos elementos inseperables, que deben servir para mejorar la sociedad en la que vivimos y educar así en valores a través de la belleza. Porque la música es belleza”, ha señalado Traub. El maestro ha defendido la idea de la música clásica como un arte accesible a todos los públicos, lejos de la visión elitista que siempre se ha tenido de ella: “la música clásica lo único que requiere es una atención singular y especial, desde el interior de dada uno, y es esa necesidad de una mayor sensibilidad lo que la diferencia del resto de músicas; es pura emoción sin necesidad de palabras y no hace falta ser un experto para entenderla”.

El director artístico de la Orquesta de Valencia ha insistido en la idea de la música clásica como elemento educativo y vertebrador, “se trata de un arte que ayuda a construir sociedades más abiertas, pacíficas, tolerantes y desarrolladas. Debemos conseguir aumentar el espíritu de convivencia, de cerrar lazos con la sociedad, y conseguir que la gente se implique tanto con la orquesta de su ciudad como lo hace con su equipo de fútbol” ha asegurado Traub. La última parte del acto ha consistido en una pequeña entrevista a cargo del propio Javier Molins sobre aspectos más personales del maestro, a la que se sumaron las inquietudes de alguno de los asistentes.