María Teresa Fernández de la Vega. Vicepresidenta del Gobierno

DSCF7702

La Vicepresidenta del Gobierno eligió la tribuna del Club de Encuentro, caracterizada desde sus inicios por su independencia e imparcialidad, para abordar cuestiones tan relevantes como el proceso de paz iniciado por el Ejecutivo. La presentación de la Vicepresidenta corrió a cargo de la diputada y candidata del PSPV a la Alcaldía de Valencia, Carmen Alborch.

De la Vega subrayó que la paz y los derechos humanos son elementos indisolublemente unidos a la tolerancia, y que el bien más preciado de una sociedad es la paz. “Con la paz todo es posible, la paz constituye la antesala de todos los demás bienes. Por eso el primer deber de un  responsable político es trabajar por alcanzar la paz, dentro y fuera, de las fronteras de su propio país” </i> destacó.

DSCF7637 DSCF7652 DSCF7658 DSCF7664 DSCF7666 DSCF7677 DSCF7678 DSCF7679 DSCF7681 DSCF7682 DSCF7683 DSCF7684 DSCF7685 DSCF7686 DSCF7687 DSCF7688 DSCF7689 DSCF7690 DSCF7691 DSCF7692 DSCF7693 DSCF7696 DSCF7699 DSCF7713 DSCF7714 DSCF7719 DSCF7724 DSCF7738 DSCF7752 DSCF7766 DSCF7775 DSCF7776 DSCF7778 DSCF7781 DSCF7784 DSCF7785 DSCF7786 DSCF7787 DSCF7789 DSCF7790 DSCF7791 DSCF7793 DSCF7795 DSCF7797 DSCF7799 DSCF7802 DSCF7803 DSCF7808 DSCF7810 DSCF7813 DSCF7815 DSCF7817 DSCF7819 DSCF7821 DSCF7823 DSCF7830 DSCF7831 DSCF7832 DSCF7833
<
>

Asimismo, la número dos del Ejecutivo central afirmó que la paz se hará sin precio político, desde la legalidad, y con el recuerdo a las víctimas. <i>”Este Gobierno está convencido, y así lo ha demostrado desde el inicio de la legislatura, de que la herramienta fundamental de la política es el diálogo, y que la sede ineludible en la que se debe atender la voz del pueblo es el Parlamento. El respeto democrático exige respeto a los representantes legítimamente elegidos, que son la voz de la ciudadanía y están investidos de la autoridad que emana del pueblo”.

La Vicepresidenta finalizó su intervención en el Día Internacional de la Tolerancia , afirmando que la tolerancia autentica que aúna la armonía y la diferencia, que amplía espacios de libertad y reconocimiento, que alienta la liberación de dependencias y ahonda en la equidad, que se apoya en la razón y no en la coacción, esa tolerancia auténtica no sólo es un deber ético, sino además una exigencia política.