Josep Borrell habló del proceso de desintegración europea y catalana en el Club de Encuentro

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

pdf_3 El político y ex presidente del Parlamento Europeo, Josep Borrell, habló sobre la desintegración de Europa en el Club de Encuentro ante un salón abarrotado. Borrell fue desmontando con argumentos el proyecto independentista catalán en la conferencia que llevó por título ‘CATALUNYA, ESPAÑA Y EUROPA, ENTRE LA INTEGRACIÓN Y LA DESINTEGRACIÓN’. La presidenta del Club de Encuentro, Amparo Matíes fue la encargada de presentar al invitado, del que además de repasar su dilatada trayectoria profesional, destacó como una “persona experta” en tratar un asunto que hoy preocupa a la sociedad.

La presidenta leyó un fragmento de uno de los artículos escritos por el socialista en 2006 acerca del temor que infunde la globalización en Europa, un artículo de plena vigencia diez años después e introdujo el libro “Las cuentas y los cuentos”, de “obligada lectura para tener una visión certera acerca de la situación en Cataluña”, un asunto que preocupa mucho a los valencianos.

Josep Borrell agradeció la invitación del Club de Encuentro y comenzó su intervención destacando la dificultad que ha vivido en Cataluña a la hora de defender las tesis del libro al que hacía referencia la presidenta del Club acerca de las tendencias disgregadoras que existen en España y Europa.  Según el invitado, este hecho ejemplifica la situación de la vida política y cultural en Cataluña calificada por él como “de hegemonía del pensamiento independentista”. “No son mayoría pero son hegemónicos, dominan los medios de comunicación, los resortes de la vida económica y cultural, es muy difícil remar a contracorriente, que tu voz se oiga”, afirmó.

“Lo lamento porque mutila, limita la capacidad que tienen los ciudadanos de  informarse y debatir”, una corriente que se extiende por Europa y que es “la vuelta a los sentimientos identitarios y el temor a la globalización”. “A los europeos les da miedo la globalización, creen que es una amenaza, la apertura preocupa, las identidades nacionales se sienten amenazadas”, señaló.

El político se refirió a esa desintegración de Europa con el ejemplo del fracaso de la cumbre de los ministros de Interior y con la situación de los refugiados en el continente y el desacuerdo entre los países comunitarios en este asunto. “Estamos en una situación de extrema insolidaridad entre nosotros, especialmente en los países del Este”, apuntó.  Caemos en el peligro de convertir Europa en un “gran campo de concentración a cielo abierto”.

A continuación, Josep Borrell pasó a hablar de la situación en Cataluña y fue desgranando con diferentes argumentos las tesis que defienden los partidos soberanistas catalanes y que el político recoge en su libro, entre ellas la afirmación de que “España nos roba al año 16.000 millones de euros”. Borrell se pregunta de dónde sale esa cifra a la que calificó de fábula. “Cataluña paga más de lo que recibe porque es más rica que la media”, afirmó, para luego lanzar la cuestión de si la aportación catalana es exagerada y cómo se puede medir, “comparándolo con otras regiones del mundo” o “comparándolo con otras regiones de España.

El invitado explicó también la situación en la que quedaría Cataluña respecto a Europa en caso de producirse la independencia y dio algunas cifras que contradicen “los 3000 millones de euros” que dicen las autoridades catalanas que costaría crear el nuevo Estado. “Un gigantesco engaño intelectual”, en su opinión.

Borrell habló de algunos problemas que deberían haberse resuelto y que han contribuido a agrandar el problema soberanista con Cataluña, como el corredor Mediterráneo. El conferenciante remarcó la idea de que todo ello viene por “la ocupación de la cultura, de los resortes sociales”. “La batalla la han ganado por la incomparecencia del contrario”, apuntó, y “por la enorme capacidad de fabulación”.

“No estoy dispuesto a que se utilice la mentira como argumentos político”, afirmó con rotundidad. “Es una mentira contarles a los ciudadanos que una ruptura con España sería aplaudida por la comunidad internacional”, expuso. Para él, hay que tratar de reducir el porcentaje de la población que está a favor de la separación y ello solo se logrará a través de los debates, informaciones, explicaciones y de reducir las tensiones. “Hay que resolver los problemas que tenemos, evitar que se hagan mayores, afrontarlos y hacer un esfuerzo gigantesco de pedagogía para reconducir los estados de ánimo a una actitud más acorde con la realidad”, afirmó.

“Esto, desgraciadamente, se inscribe en una dinámica europea”, dijo antes de volver a introducir la situación que vive Europa. Borrell habló del referéndum inglés y se refirió a la ruptura de uno de los principios básicos europeos, “el de ciudadanía”. “Hemos roto uno de los principios básicos de la Unión. Estamos discutiendo de principios fundadores”, señaló. “El progreso hoy no está compartido”, añadió. “Europa está dividida en dos, un norte rico y un sur pobre que es lo que hace cuestionar los principios fundamentales”, dijo. “Cada vez es más difícil que los europeos prescindamos de Europa. Solo somos el 6% de la población mundial”, apuntó el conferenciante.

Según Borrell, para hacer frente al futuro debemos unirnos, “incorporar savia nueva y conquistar la independencia energética a través de una lucha decidida contra el cambio climático”.  El invitado dijo no creer que se constituya una unión política por la diferencia de criterios, pero que hay diez o doce estados que deberían intentarlo. “Los ciudadanos debemos avanzar en esa dirección”, concluyó.