Isabel Bonig inaugura la nueva temporada de actividades del Club de Encuentro defendiendo el proyecto valencianista del PPCV

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La presidenta del PP en la Comunidad Valenciana, Isabel Bonig ha sido la encargada de inaugurar el curso escolar 2016/2017 del Club de Encuentro Manuel Broseta con una conferencia que ha llevado por título “El valencianismo político ante su encrucijada” y en la que la máxima dirigente de los populares ha defendido el proyecto político de su partido. Ante un salón abarrotado, la presidenta del Club de Encuentro, Amparo Maties ha presentado a la invitada, de la que además de destacar su trayectoria profesional, ha resaltado su “enorme capacidad de trabajo”.Isabel Bonig ha comenzado su intervención agradeciendo la invitación del Club y la presencia de autoridades, destacados representantes del ámbito empresarial y socios del Club que han acudido a la cita. “Creemos en España como nación plural e integradora. Creemos en la salvaguarda de los derechos y libertades que consagra nuestra Carta Magna, con la libertad como eje vertebrador de todos ellos. Creemos en el autogobierno como el mejor  marco desde el que sentar las bases de un futuro mejor para  esta tierra. Creemos en la seguridad, en la estabilidad, en el imperio de ley, en la cultura del esfuerzo y en el mérito y capacidad”, manifestó, reconociendo al mismo tiempo que su partido no pasa por su mejor momento, “por razones obvias”.

Bonig ha apostado por un proyecto con un Estado y una Administración fuertes, que garanticen la aplicación de la ley y ha subrayado a lo largo de la conferencia las creencias de su partido, “heredero del humanismo cristiano, que sitúa a la persona en el epicentro de la política”, del que ha dicho sentirse orgullosa. La presidenta del PP en la Comunidad Valenciana ha hablado de las dos vertientes del valencianismo actual. Una, la del “valencianismo positivo, integrador, reformista. Ese valencianismo lo va a liderar el centro derecha” y un “valencianismo rupturista, de desconfianza, de exclusión, liderando en la actualidad por Compromís”. Bonig ha mostrado su deseo de que el PSPV tome el camino correcto y consiga aglutinar al centro izquierda.

La ex alcaldesa de la Vall d’uixó ha comparado la época actual con la Transición y ha mostrado su interés en aprovechar las oportunidades que se presentan para que la sociedad española no se vea abocada a unas terceras elecciones. “El PPCV defiende desde la convicción ideológica los intereses de los valencianos y ampara y protege todo aquello que sirva para unir esta tierra”, ha manifestado. “Por eso hemos sido los primeros en reclamar un nuevo modelo de financiación para la Comunitat, por eso le hemos tendido la mano al President Puig en la defensa de una nueva financiación más justa que sea capaz de corregir los actuales desequilibrios de un modelo que no aprobó el Partido Popular. Por eso hemos pedido a Puig que si quiere que el nuevo modelo de financiación sea una realidad, y lo sea pronto, facilite con los diputados valencianos la gobernabilidad de España”.

Durante su intervención la presidenta del PPCV también ha hecho referencia a la situación política nacional, ha señalado el riesgo de inestabilidad que trae consigo el populismo de los nuevos partidos protesta y ha afirmado que es tiempo “de diálogo y de consensos, de generosidad y de superar bloqueos. Apelo a la responsabilidad de quienes con su ‘no’ bloquean acuerdos que son esenciales para evitar que España pase del crecimiento a la recesión”.

Para Bonig la nueva derecha valenciana debe de tener tres cosas fundamentales: tiene que ser ofensiva y no defensiva; debe ser dialogante y no estar ausente de los grandes debates y tiene que ser reformista y no reaccionaria. En su discurso, la presidenta del PPCV apostó por aprender de los errores cometidos, abogó por un centro derecha que debe de ser “modesta y humilde” y que “no tiene que tener complejos a la hora de defender lo que pensamos”:

Por ello, Isabel Bonig ha dicho que su partido “trabajará para unir y no dividir a los valencianos y peleará por el orgullo de pertenencia a esta tierra”. Ese valencianismo que defiende es, según sus palabras, “un valencianismo que logre que nuestra comunidad ocupe, de una vez por todas, el sillón que por derecho le corresponde en esa gran mesa que es Madrid y donde se toman gran parte de las decisiones que condicionan nuestro futuro”, ha indicado.

La presidenta del PP volvió a pedir perdón por los errores de su partido, pero expresó que “no iba a pedir perdón por ser del PP”. Bonig pidió respeto a la actuación de la justica y también a la presunción de inocencia.

Antes de pasar a las preguntas de los asistentes, la líder de los populares se refirió al encuentro de Ximo Puig y Puigdemont y al proyecto del corredor mediterráneo. Por último, Bonig lanzó dos ideas sobre las que vertebrar su proyecto, la necesidad de formar parte de un proyecto común, y la defensa de la libertad. Todo ello con el objetivo de “llegar al 2019 con un proyecto que tenemos claro. El PP es el partido que más se parece a la mayoría de valencianos, por eso trabajaremos con total humildad para volver a presidir esta comunidad en el 2019”.