El valenciano Jorge Cardona hizo balance de los 25 años de la Convención de los Derechos de Niño

_P7A8202_1

pdf_3 El Catedrático de Derecho Internacional y miembro del Comité de los Derechos del Niño de Naciones Unidas, Jorge Cardona, estuvo en el Club de Encuentro Manuel Broseta para hacer balance de los 25 años de la Convención de los Derechos del Niño. Amparo Matíes, secretaría de Club, fue la encargada de presentar al invitado, en sustitución de Vicente Cuñat, socio del Club, que tuvo que ausentarse del acto por causa mayor. Al acto asistió el Director General de la Casa Árabe, el Diplomático valenciano  Eduardo López Busquets, así como diversos representantes de las Universidades valencianas y las organizaciones valencianas que trabajan a favor del niño, además de la Consellera de Bienestar Social

Amparo Matíes leyó la presentación que preparó el profesor Cuñat donde se destacó la importancia del tema que a continuación se iba a tratar. “La lucha por el progreso  en el reconocimiento de los derechos de la infancia debe ser nuestra propia lucha”, afirmó. Cuñat habló de la distancia que existe entre países y clases sociales en materia de estos derechos y se refirió a  los recién galardonados premios Nobel de la Paz “que nos recuerda la presencia dramática del problema” y la necesidad de luchar contra él. “Jorge Cardona no es simplemente un estudioso ni un jurista. Es fundamentalmente una activista en relación con los derechos del niño. Lo ha sido siempre y lo es en estos momentos”, añadió para hablar de este valenciano que es Catedrático de la Universidad Jaume I y la Universidad de Valencia.

Jorge Cardona comenzó su intervención agradeciendo la invitación “del Club que mejor y más actividad cultural lleva a cabo en la ciudad de Valencia desde hace bastante años”. Cardona recordó al profesor Broseta del que fue alumno, al que definió como un “maestro de ciudadanía”.

“El 20 de Noviembre de 1989 se aprobó por la Asamblea General de las Naciones Unidas la Convención de los Derechos del Niño, es el tratado internacional que más Estados han ratificado de todos los tratados que existen”, afirmó.  Este tratado ha sido ratificado por 194 Estados, todos los Estados del mundo excepto Somalia, Sudán del Sur y Estados Unidos.

La Convención supone un cambio radical en cómo se plantean los derechos del niño, según dijo. Cardona explicó que hasta la Convención, el niño era para el derecho un objeto de protección, pero la Convención lo cambia a un sujeto de derecho y declara que un niño tiene los mismos derechos que cualquier otra persona. Para garantizar esos derechos, la Convención impone obligaciones a  los Estados para que el niño pueda ejercer sus derechos.

Cardona habló de los dos artículos revolucionarios que se incluyen en la Convención. Por una parte, el artículo 3 que se refiere al interés superior del niño. “Toda decisión que se adapte sobre el niño tendrá que tener como consideración fundamental el interés superior del niño”, añadió, es decir, el respeto de sus derechos. “Debe tener primacía sobre otros intereses”, explicó.  El otro artículo fundamental, el 12, dice que en cualquier decisión que afecte a un niño, se deberá escuchar al niño. “Es el derecho de participar”, subrayó. Estos dos artículos son inseparables, no se puede aplicar uno sin el otro, manifestó el Catedrático.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cardona habló de tres protocolos importantes que se han llevado a cabo desde el Comité, desde la mayor regulación en ciertos sectores como la venta de niños, la pornografía y la prostitución infantil, a la situación de los niños en los conflictos armados o el último de los protocolos que acaba de entrar en vigor y que permite a los niños que acudan al Comité de los Derechos del Niño para presentar denuncias de violación de sus derechos.

A continuación, el profesor explicó el funcionamiento y composición del Comité del que forma parte, “un órgano formado por 18 personas. Expertos independientes y representativos”, apuntó. El valenciano se refirió también a las estrictas normas de independencia e imparcialidad por las que se rige el Comité.

“¿Cómo están los Derechos del Niño en el planeta? Si contemplamos como estaban hace 25 años, hemos avanzado. Si nos fijamos en cómo están ahora, queda todo por hacer” dijo tajante.  Cardona explicó casos concretos de países como Finlandia o Liberia y de sus respectivas problemáticas en materia de derechos.

Según dijo el conferenciante, las leyes que se aprueban en los Estados no miden su impacto en lo que a derechos del niño se refiere, a pesar de que los estudios de impacto son obligatorios. “Nos queda mucho por hacer en este sentido”, dijo, para luego referirse a la no discriminación, “significa que un niño por el hecho de ser niño no debe ser discriminado” y señaló algún ejemplo concreto. Tampoco hay que discriminar entre los propios niños, una tarea difícil, según dijo.

Jorge Cardona se refirió a otro de los principios fundamentales, el derecho a la vida y dio algunas cifras demoledoras, como los 800 niños muertos por causas evitables en el transcurso de la conferencia o los 2,9 de millones que morirán este año en la primera semana de vida por causas evitables.

Por último, el invitado trató el tema de la pobreza en España y explicó cómo ha aumentado el porcentaje en los últimos años, de un 20 a un 32%. “Uno de cada tres niños está en riesgo de pobreza en España. “España está obligada jurídicamente a garantizar los derechos de la Convención” y para ello debe destinar todos los recursos necesarios, aunque se los quite a otras cosas. “Es económicamente rentable.  Por cada dólar invertido en un niño, a la sociedad le revierten siete. Y es éticamente lo correcto.  Es lo que se debe de hacer”, manifestó.

“El tiempo para un niño no se mide igual que para un adulto. Un niño sobre el que no se adoptan medidas ahora, ya no se van a adoptar medidas, dejará de ser niño. No pueden esperar los niños. Hay que actuar ya”, dijo.  A pesar de lo necesario que es actuar en España, Jorge Cardona recordó lo urgente que es luchar contra los problemas a los que se enfrentan los niños en otras partes del mundo como la violencia o la esclavitud.  “Estamos mucho mejor que hace 25 años. Nos queda mucho por hacer, pero con voluntad, ganas y con personas como a las que les dieron el premio Nobel el viernes pasado, estoy seguro de que se podrá conseguir.

Antes de pasar a la cena, el público pudo trasladar algunas preguntas de interés al invitado.