El Secretario General del Tribunal de Cuentas Europeo, Eduardo Ruiz, explicó los retos a los que se enfrenta la Unión Europea

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El Secretario General del Tribunal de Cuentas Europeo, el español Eduardo Ruiz, ha estado en el Club de Encuentro Manuel Broseta con la conferencia “En defensa de la Unión Europea: retos y escenarios”. Amparo Maties, presidenta del Club de Encuentro, dio la bienvenida a los asistentes y señaló que el tema de la conferencia “nos permite adentrarnos y poner de manifiesto nuestra inquietud e interés en los temas de la UE”. El invitado ha sido presentado por Andreea Hancu, miembro de la Junta Directiva del Club de Encuentro, que repasó su brillante trayectoria profesional, muy vinculada a Valencia no solo en lo laboral sino también en lo personal. Él mismo inició su intervención afirmando que se siente valenciano.

El invitado comenzó haciendo referencia a la figura de Manuel Broseta y agradeciendo la invitación del Club de Encuentro. A continuación, Eduardo Ruiz habló del Tribunal de Cuentas Europeo en el que lleva trabajando desde 1989. “Fiscalizamos ingresos y gastos de la UE con algunas excepciones”, apuntó entre muchas otras cosas, además de explicar su composición y funcionamiento interno. “Una vez nos definieron como la conciencia de la UE, nos gusta mucho esa definición, pero además el Tribunal de Cuentas contribuye a la buenas gestión financiera y añade valor al proyecto europeo”.

“El proyecto europeo está en un momento delicado. El brexit, la crisis migratoria… Los estados y actores han empezado a actuar”, añadió antes de explicar las principales dificultades a las que se enfrenta la UE:

  1. Crisis económica: crisis del euro, déficit público, problemas de financiación pública, peligro de la propia existencia de la moneda única. A pesar de que se está saliendo, la crisis ha generado mucha desigualdad social, desempleo muy alto en los países del sur, salarios muy bajos, precariedad laboral y reducción del gasto social. “Hay que recuperar la dimensión social y democrática de la política europea”, afirmó.
  2. Crisis migratoria: la reacción de la UE ha sido improvisada ante la mayor crisis migratoria de la historia después de la II guerra mundial. Ha desestabilizado la frontera sur y la frontera este. Las relaciones con Turquía son tensas. Se ha complicado con la crisis en Ucrania.
  3. Elección de Trump y alejamiento de EEUU en la UE. Ha complicado la política de defensa de la seguridad europea.
  4. Ataques terroristas. Vulnerabilidad de nuestros países y necesidad de colaborar entre todos.
  5. Resurgir del populismo: cuestionamiento de las instituciones, ascenso de la extrema derecha, procés catalán, brexit…
  6. Problema de la demografía europea: la población está envejeciendo en Europa. Hay que preocuparse ahora de este tema porque va a impactar en muchos aspectos.

“La UE lleva en su código genético reaccionar ante las crisis. La UE ha superado otras crisis importantes y la reacción ha empezado. Hay un plan. Los líderes europeos quieren relanzar la UE sobe bases más sólidas”, apuntó el Secretario General del Tribunal de Cuentas.  “Tenemos una gran oportunidad en este momento. La tasa de desempleo está en el 7,3%, la más baja de los últimos años, se ha reducido el déficit público, el plan de inversiones de Junquer ha movido mucho dinero, el Brexit se ha revelado como un catalizador importante de los 27 estados miembros restantes…”, añadió.  Según explicó el conferenciante, Junquer propone 5 escenarios diferentes para la reflexión.

  1. Seguir igual que hasta ahora. Cumplir el plan de reformas positivas, sin avances.
  2. Concentrarse en el mercado único. Solo en su aspecto económico.
  3. Que algunos países colaboren y avancen en determinadas áreas: defensa, seguridad, euro, reformas fiscales.
  4. Hacer menos pero de manera más eficiente. Abandonar algunas políticas.
  5. Hacer mucho más conjuntamente y cubrir todos los ámbitos políticos. Más cooperación en defensa y política exterior.

La hoja de ruta de Junquer se basa en los siguientes puntos:

  1. Reforzar la agenda comercial europea. Dar más oportunidades a las empresas europeas para exportar.
  2. Reforzar la industria europea para hacerla más competitiva: innovación y digitalización.
  3. Combatir el cambio climático.
  4. Ciberseguridad: crear una agencia europea de ciberseguridad.
  5. Inmigración: despliegue de la guardia europea, cooperación con Libia, revisar el reglamento de Dublín para dar un trato homogéneo a los refugiados, fondo para proyectos en África para empleo.

“Necesitamos una Europa más democrática que conecte con el ciudadanos y un euro más eficaz.  Hay que reforzar el mecanismo europeo de estabilización y debe ir acompañado de una voz exterior en la UE que ejerza de verdad. La dimensión social es necesaria”, comentó el invitado. Un programa muy ambicioso que tendrá que ir acompañado de medios para llevarlo a cabo.

Ruiz apostó porque en el futuro de la UE existirá una “geometría variable, habrá unos países que se reunirán en torno al euro y la defensa y España estará entre ellos”. “El objetivo debe ser reforzar la Unión para defender los logros y los objetivos de paz y desarrollo que ha conseguido la UE”.