El President Ximo Puig expuso en el Club de Encuentro las líneas de actuación del Consell

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

pdf_3 El President de la Generalitat, Ximo Puig ha impartido una conferencia en el Club de Encuentro en la que ha repasado los retos a los que se enfrenta la Comunidad Valenciana y ha desvelado algunas de las estrategias del actual Gobierno. Francisco Puchol, Presidente del Club, ha calificado la presencia de Puig como President de la Generalitat de “emocionante e histórica” y ha destacado su condición de “miembro activo” del Club en los últimos años, además de señalar que es un “político de raza, que tiene acreditada su voluntad de servicio, desde el consenso y la transparencia”. Por primera vez, un miembro del Club de Encuentro desempeña las funciones de jefe del Gobierno autonómico, un “orgullo y un hito”, en palabras de Puchol. El Presidente del Club ha subrayado una vez más el espíritu que guía la Club, “una tribuna libre y plural”, donde caben todas las voces, desde el respeto y la suma.

“Queremos sumar porque sumando somos más y mejores. Porque trabajando todos juntos será más fácil que consigamos nuestros objetivos: convivir en las óptimas condiciones, desde la discrepancia, pero también desde el respeto y el diálogo, buscando lo que nos une, lo que nos hace más fuertes, lo que nos cohesiona como pueblo”, ha afirmado Francisco Puchol.
Ximo Puig ha comenzado su intervención agradeciendo la invitación y las palabras de Francisco Puchol y mostrando su recuerdo a las mujeres asesinadas a manos de la violencia machista, una lacra que es necesario atajar “con un pacto de Estado contra la violencia de género”.
“El Club de Encuentro Manuel Broseta es más que un club, es una puerta abierta, clarificadora, tolerante para la sociedad valenciana. El Club de Encuentro forma parte de la sociedad civil de cuya vitalidad depende la fortaleza de un país”, ha afirmado, para a continuación citar todas aquellas asociaciones y entidades que conforman esa sociedad civil.
“La política en ocasiones ha reaccionado tarde y con retraso a esas nuevas exigencias ciudadanas. Y en este contexto, un instrumento antiguo vuelve a ser la piedra angular del nuevo tiempo que estamos empezando: el diálogo”, ha señalado. Según Puig, sin diálogo no hay democracia, tal y como afirma Adela Cortina. “Diálogo entre la administración y la sociedad civil. Diálogo para gestionar los intereses de todos, dialogo para cambiar, diálogo para salir de la crisis”, ha apuntado.
El President ha hecho referencia a la conferencia que pronunció hace dos años en el Club de Encuentro que llevaba por título “La decisión valenciana”. “La decisión valenciana consistía en determinar un nuevo tiempo para esta tierra y para su autogobierno. La decisión valenciana era unir a los valencianos para reclamar nuestra mejor versión. La versión innovadora, del trabajo, la de la honradez”, ha afirmado.
Puig habló de esa decisión de los valencianos, “no solo un cambio de partidos” sino también “un cambio profundo en las políticas”. Puig expuso las principales líneas de actuación que han guiado la política del Consell desde que este fue elegido: una regeneración moral para devolver la confianza a las instituciones, reconstrucción de un modelo económico basado en “hacer mejor lo que sabemos hacer bien” e innovando el estado del bienestar. Puig desarrolló estos tres puntos y enumeró algunas de las estrategias que se están llevando a cabo para lograrlo, desde una alianza con el sector financiero pasando por la apuesta hacia sectores innovadores como startups o el refuerzo del sector automovilístico, siempre contando con la ayuda de la Unión Europea.
“Desde el primer día, el nuevo gobierno valenciano, está luchando contra la fractura social”, ha señalado el jefe del Consell y lo ha respaldado dando unas cifras que así lo corroboran. Es necesario “reforzar el estado social que se había roto”, según ha dicho.
Ximo Puig también habló de la decisión hacia fuera, que consiste en “reposicionarse en el conjunto de España para ser tratados con igualdad haciendo visible la Comunidad y haciendo visible el problema de España para ser tratados con equidad”.
“Frente a la visión de los nacionalismos centralista y periféricos empeñados en romper puentes y en poner el acento en la discrepancia, los valencianos apostamos por un proyecto de España como identidad de identidades, enriquecido tanto por nuestras afinidades como nuestras diferencias”, ha afirmado. Puig se ha referido a la cuestión soberanista catalana, para la que ha dicho “hay que invocar la política” y “salir al encuentro de Cataluña, con iniciativa, con agenda y con medidas concretas”. El Presidente ha destacado que “la Comunitat Valenciana puede y quiere ser puente entre Cataluña y España. Por razones económicas y culturales, por razones comerciales”.
La desigualdad en la financiación autonómica ha centrado uno de los últimos puntos de la conferencia. Según los datos que ha comentado, un valenciano recibe 165 euros al año menos que un madrileño, 303 menos que un catalán, 2.015 euros menos que un vasco para financiar los mismos servicios. El político ha hablado de un nuevo modelo que se articularía entorno a tres puntos: garantía del mismo nivel de servicios públicos fundamentales, suficiencia competencial y autonomía para que cada territorio pueda corresponsabilizarse.
El President de la Generalitat hizo mención a unas palabras del profesor Manuel Broseta. “Por vez primera en nuestra historia, todas las regiones españolas van a poder estar, con el correr del tiempo, en pie de igualdad. Y quizá algún día estos pactos reciban el nombre de pactos de la solidaridad.” Según Puig, este deseo no se ha cumplido y los valencianos “siguen clamando por hacer realidad ese anhelo de igualdad y solidaridad”.
“Estos son algunos de los retos: el reto económico, el reto territorial, el reto democrático, el reto de la reputación… Hay que recuperar la confianza”, subrayó Puig, antes de concluir con unas palabras de Ernest Lluch. “QUÈ PENSE? Pense que a la vida social i política s’han de tenir pocs valors, però molt sòlids. Si alguna actitut política funciona es manté, sino funciona es corregeix immediatament. L’únic inamobible serà la defensa d’aquells grans principis que han de dur-nos a una situació millor dins de l’humanament possible. Per a que la llibertat política, l’eficàcia econòmica i la justicia social avancen”.