El ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero hizo un alegato en favor del diálogo y la democracia en el Club de Encuentro

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero ha estado en el Club de Encuentro con una conferencia que llevó por título “Democracia y convivencia”.  Una acto que causó muchas expectación y al que asistieron alrededor de 250 personas. La presidenta del Club de Encuentro, Amparo Maties dio la bienvenida a los presentes y agradeció al conferenciante su presencia en el Club. “Que esta tarde nos hable de democracia y convivencia habiendo ostentado  la máxima responsabilidad política de nuestro país tiene para nosotros un valor especial como sociedad de civil”,  afirmó. Maties se mostró preocupada por “la necesidad de una reflexión profunda sobre el significado y contenido de las palabras que dan título a nuestra conferencia” y apostó por “una reflexión que permita y propicie el diálogo y consenso en los diferentes problemas que han  de afrontarse sin dilación, precisamente en unos momentos como los actuales, y en un año en el que debemos celebrar el cuarenta aniversario de nuestra Constitución que ha sido y debe seguir siendo la garante de una convivencia pacífica de nuestra sociedad”.

El president de la Generalitat, Ximo Puig, fue el encargado de presentar al invitado. Puig comenzó su intervención con unas palabras de recuerdo para Francisco Puchol, que estuvo al frente del Club durante 15 años y para la política socialista Carmen Chacón. “Si hablamos de convivencia, le debemos a Zapatero darle sentido a este término”, afirmó. El presentador se refirió a leyes impulsadas durante el mandato de Zapatero como la ley de igualdad o el matrimonio entre personas del mismo sexo, o el fin del terrorismo, para destacar algunos de los logros de sus legislaturas.  Ximo Puig también bromeó sobre el famoso “talante” del invitado. “El talante, es un elemento fundamental. Talante para entender que la democracia es un espacio abierto. Talento es respeto y entender que no puede haber diálogo si solo hay una opinión”, añadió.

José Luis Rodríguez Zapatero comenzó su intervención agradeciendo al Club de Encuentro la labor de “deliberación e intercambio de las ideas” que fomenta esta institución antes de entrar de lleno en el asunto de la tarde.  “En muchas ocasiones me han acusado de un pensamiento buenista y yo me pregunto. ¿Por qué hay que ser malo en política? Quiero subrayar que en este tiempo que la democracia está algo cuestionada hay que reflexionar ¿Qué es esencialmente la democracia? ¿Hacia dónde vamos o hacia donde debemos ir?”.

“Somos un país que necesita afirmar su historia. Solo se afirma cuando se conoce. Azaña dijo que la democracia es un avivador de la cultura. También la política es el estadio más elevado de la cultura. Yo lo suscribo”, agregó. “La democracia no es un paraíso, pero la democracia es el modelo que nos ha permitido que sepamos cómo somos”, dijo. “En los últimos 40 o 50 años los países democráticos han vivido avances impensables incluso para los grandes intelectuales de la República.  Yo reivindico la democracia conquistada, la democracia tal y como la conocemos.”, añadió el invitado. “Para mí, decir democracia es decir democracia representativa. La democracia es una promesa que va más allá. Es una promesa de vivir juntos y unidos. De convivencia en paz. No ha habido ninguna democracia que haya entrado en guerra con otra democracia”, subrayó.

A continuación, Rodríguez Zapatero habló sobre el conflicto catalán. “Cuando me preguntan sobre el futuro de Cataluña y de España siempre mantengo mi confianza en la sabiduría de los principios democráticos. Son reglas inmanentes que están en las sociedades. Recuperemos algunos de los principios básicos de esa democracia de la convivencia”. Zapatero apostó en todo momento por el diálogo y el respeto para conseguir esa convivencia. “Para hacer que la convivencia inunde nuestras vidas no hay nada como el diálogo. Está poco valorado el diálogo en nuestras sociedades. Debemos de reivindicar y poner en valor el diálogo. Diálogo en cualquier circunstancia, con cualquier adversario. El dialogo es un fin en sí mismo, no un camino”.

El invitado destacó los logros de la España de los últimos 40 años en cuanto a convivencia. “Creo que la convivencia ha sido razonable”. Habló de la libertad religiosa, ideológica, de la poblacional y dijo que en todas ellas el balance era positivo. “La convivencia de las identidades es el gran tema”, añadió, antes de hacer alusión al problema de la financiación autonómica que tanto preocupa a la Comunidad Valenciana. “Es importante la financiación autonómica, pero no lograremos un modelo que sea más justo si nuestro país sigue en la deriva del conflicto con Cataluña”, expuso.  Y una vez más, apostó por el diálogo con las fuerzas políticas de Cataluña, por encima del derecho penal que ahora mismo está acaparando el conflicto. Rodríguez Zapatero le pidió a Ximo Puig que liderase ese diálogo. “Esta Comunidad debe jugar un papel importante con respecto a la catalana. Igual que lo debe jugar el País Vasco”, afirmó.

“Te invito, Ximo, a que a que comiences un diálogo con las fuerzas políticas independentistas. Necesitamos una visión creativa y promesas nuevas. Solo les sacarás de la equivocación con empatía y dialogo. ¿Buenismo? Yo le llamo democracia”, concluyó.