El Club de Encuentro y la AVL celebran un desayuno para reflexionar sobre el futuro del valenciano

club-desayuno16-2-2

El Club de Encuentro Manuel Broseta ha celebrado un desayuno para socios junto a la Acadèmia Valenciana de la Llengua bajo el título “UNA ACADÈMIA PER AL SEGLE XXI” con el objetivo de debatir y reflexionar acerca del futuro de la lengua valenciana y de la institución. En la mesa han intervenido Ramón Ferrer, Presidente de la  Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL), Josep Palomero, Vicepresidente de AVL y Verónica Cantó, Secretaria de la misma institución. El Club de Encuentro firmó en 2013 un convenio de colaboración con la AVL.

Desde la AVL agradecieron la oportunidad de diálogo brindada por el Club y pasaron a explicar los orígenes, el funcionamiento y las actividades que la Acadèmia lleva a cabo desde que se fundó. La institución fue creada para “regular i normativitzar” nuestro idioma y ello se consiguió “a través d’un diccionari i una gramàtica”. Desde la AVL no eludieron la polémica generada por la definición que se hace en el diccionario de esta “llengua romànica”. “No tenim cap problema en dir que és llengua valenciana”, afirmaron. Por otra parte, también se refirieron a otro tema que les preocupa. “Pensem que el Govern no fà tot el que pot per a defendre el valencià. Hi ha una falta de política exterior per part del Govern”, manifestaron los ponentes.

A continuación se explicó el funcionamiento interno y las tereas que realiza el Pleno, la Junta de Gobierno, las secciones y comisiones “que tenen com a objectiu fer del valencià un d’instrument de convivència.” El último de los ponentes resumió brevemente algunas de las actividades impulsadas por la AVL como la AVIVA, agencia de impulso de la lengua en las administraciones valencianas, la edición de las obras del escritor del año con exposiciones itinerantes, las jornadas de onomástica o toponimia que se celebran por toda la Comunidad, convenios para promover la música y el teatro en valenciano en los Ayuntamientos, jornadas sociolingüísticas o convenios de investigación con diferentes Universidades.

Tras los siete minutos de intervención de cada ponente, fueron los socios del Club y participantes al desayuno los que tomaron la palabra aportando sus reflexiones y enriqueciendo el debate. Se lanzaron preguntas a la AVL en torno a diferentes asuntos que abarcaron aspectos dispares, desde el reconocimiento al cantante y poeta Ovidi Montllor veinte años después de su muerte o el movimiento Escola en Valencià y la disminución de las aulas en valenciano.

Uno de los socios se mostró optimista ante el futuro de la AVL. “No tenemos que pensar en el pasado, como en los 70 u 80 donde los enfrentamientos desembocaron en la inactividad. Nuestra lengua y nuestra cultura deberían unirnos a los valencianos. Creo que se está haciendo bien mirando hacia al futuro”, señaló, además de apuntar otros dos temas esenciales, las nuevas tecnologías y los textos religiosos en valenciano, que en su opinión “nos conducirían a la normalización”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Alguno de los participantes hizo referencia a las cuestiones políticas que a su juicio plantea el uso del valenciano y apuntó algunos otros temas como el código ISO o la definición que se hace en la RAE del valenciano, a lo que contestaron desde la AVL que la institución no coincide con esa definición y así se lo han expresado a la Academia Española, además de explicar los esfuerzos de la AVL con la antigua directora de la Biblioteca Nacional, Rosa Regás para el solventar el asunto del código ISO.

Otro de los socios del Club trasladó sus felicitaciones a la Acadèmia por mirar hacia el futuro y apuntó que la división que existe hoy en día puede ser “causa directa del déficit fiscal que sufrimos o la financiación injusta. Hay que avanzar en clave de futuro”.  Uno de los socios expresó su opinión acerca de la buena salud del valenciano en la actualidad, tanto en los pueblos como en la ciudad. “No es verdad que el valenciano este en retroceso en la ciudad de Valencia”, afirmó.

“El valencià ja no és una qüestió política o no ha de ser-ho en el segle XXI. El que tenim és una qüestió d’autoestima. Hem de fer menys discursos victimístes i apostar més per el que podem fer. Creguem en el que sòm”, subrayaron desde la AVL. Esta fue una de las principales conclusiones que quedaron de manifiesto durante el desayuno, además del importante papel que cumple la AVL, la mayoría de los participantes estuvieron de acuerdo en afirmar que hay que huir del debate político, ya que debatir en clave política es un error y solo lleva hacia el inmovilismo.