El Club de Encuentro reflexionó sobre el modelo de futuro del comercio en Valencia en un desayuno para socios

_P7A6762

Bajo el título El futuro del comercio en Valencia: ¿Grandes cadenas o pequeño comercio?” los socios del Club de Encuentro Manuel Broseta han debatido acerca de hacia dónde se dirige el sector en un desayuno dirigido exclusivamente a los socios del Club.

Como ya es habitual en este tipo de formato que el Club de Encuentro viene celebrando desde hace dos años, durante el desayuno tomaron la palabra muchos de los socios presentes después de las intervenciones de los participantes en la mesa, Pedro Reig, Presidente de ASUCOVA, asociación de supermercados de la Comunidad Valenciana; Agustín Rovira, Director de PATECO, oficina de comercio y territorio y Salvador Vives, empresario y miembro de la Junta Directiva.

El comercio es un sector estratégico para la economía. El 12,4% de la riqueza de la Comunidad Valenciana lo genera este sector, un sector que se ha visto muy salpicado por la crisis. Según se apuntó, 14.000 puestos de venta han desaparecido en los últimos años, aunque también han aparecido muchos otros nuevos. El comercio es además el refugio de muchos emprendedores en la actualidad. Todos los socios destacaron el papel fundamental que juega el sector,  independientemente del modelo que adopte.

“Creemos en la ciudad, en el futuro de la ciudad y en la aportación del comercio a la economía local. Vamos hacia un modelo de menos tiendas pero mejores, con diversidad de formatos” expuso uno de los primeros participantes.

Los socios reflexionaron sobre algunos puntos que se fueron repitiendo en las intervenciones y que centraron el debate:

  • Libertad de horarios

Mientras que para algunos socios la actual regulación sobre los horarios de apertura es excesiva, otros opinaron que no es así, que el consumidor no piensa lo mismo y defendieron una libertad de horarios total. “El comercio debe tener unos horarios amplios y suficientes, pero no quiere decir que estemos siempre abiertos. Lo que se necesita es más dinero, no más tiempo”, afirmó uno de los socios. “La libertad de horarios difícilmente va a permitir pagar los salarios en una pequeño comercio, por tanto dispongo de una libertad que no puedo ejercer”, criticó otro de los socios en referencia a las pequeñas empresas.

  • Las zonas comerciales y de afluencia turística

El conflicto centro/periferia  y las zonas de gran afluencia turística que benefician a los sectores de gran distribución ocuparon parte del debate. “Los comercios de menos de 300 metros, que son la inmensa mayoría tienen libertad horaria.  Las zonas de afluencia turística han venido a suplir esto para las grandes superficies”, defendió uno de los participantes.  Por su parte, otro de los presentes calificó estas zonas de afluencia como “un despropósito” y señaló el “agravio comparativo que existe entre los centros comerciales de fuera Valencia y los de Valencia”.

  • La legislación vigente y el papel de la Administración.

Durante el desayuno se habló de las dificultades a las que se enfrenta el pequeño comercio en relación a la gestión de aperturas y los trámites a los que debe hacer frente y las ventajas que tiene una empresa grande en este aspecto. “Hay que repensar la legislación para adaptarlas al pequeño comercio”, subrayó uno de los socios.  “Una de las tareas fundamentales de la Administración es proteger las ciudades”, recalcó otro.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Además, otros socios apuntaron dos asuntos importantes en relación al presente y futuro del sector, uno de ellos fue la preocupación de cómo está afectando la actual libertad de horarios a la conciliación laboral y familiar. El otro fue la irrupción del comercio electrónico, comentado ya previamente en una de las intervenciones de la mesa. “El comercio electrónico es el gran monstruo al que se enfrentan ambos modelos. Mientras dos sectores se pelean, hay otro que está creciendo”, apuntó uno de los socios.

Muchos de los socios que tomaron la palabra coincidieron en afirmar que los dos modelos son posibles y deben convivir en armonía. “Hay una vuelta a la mirada urbana de la realidad comercial. La gente está buscando un mix de usos”, explicó uno de los socios. “La estudiantes ven el comercio de forma distinta. Los  jóvenes combinan el pequeño comercio con la gran superficie”, añadió otra socia. En este punto también se abogó por combinar ocio y comercio.

Una de las principales conclusiones del desayuno fue que el futuro tiene que ser una combinación de ambos modelos. Uno de los socios lo resumía de esta forma: “El comercio está vivo. Existe una hiper canalidad entre los modelos. Todo se mezcla con todo. Es importante mantener viva la economía urbana ya que el comercio mejora la calidad de vida de los ciudadanos generando economía y puestos de trabajo”.