El Club de Encuentro debatió sobre el conflicto catalán en la mesa redonda “Catalunya: una mirada al futuro”

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El Club de Encuentro celebró una mesa redonda sobre la situación de Cataluña. Bajo el título “Catalunya: una mirada al futuro”, Argelia Queralt, Profesora de Derecho Constitucional Universidad de Barcelona; Ignacio Molina, Investigador del Real Instituto Elcano y Profesor de Ciencia Política Universidad Autónoma de Madrid y Marc Sanjaume, Investigador del Institut Estudis Autogovern/Generalitat de Catalunya debatieron acerca del estado en el que se encuentran las relaciones entre España y Cataluña y las posibles vías para solucionar las tensiones. Salvador Vives, vicepresidente del Club y moderador del debate, presentó a los participantes y destacó que el Club quisiera contar con perfiles que se alejaran de los políticos, “para mostrar una visión diferente”.

“¿Cómo hemos llegado hasta aquí?”.  Fue la primera pregunta que el moderador lanzó a los participantes. El politólogo Marc Sanjaume se remitió a los hechos que habían provocado que la tensión en Cataluña fuera en aumento, como la reforma del Estatuto o el boicot a los productos catalanes.  “Esto generó un movimiento ciudadano amplio, muy transversal, en lo lingüístico y en lo cultural. Fue el movimiento ciudadano por el derecho a decidir lo que animó  y aupó a los políticos a seguir esa senda”, afirmó. Por su parte, Argelia Queralt, habló del papel que jugó el Tribunal Constitucional y de las decisiones que han alentado la vía secesionista. “Estamos en una situación muy crítica. Hay que pararse a respirar y cueste lo que cueste ponernos a dialogar”, añadió Queralt. Ignacio Molina, investigador del Real Instituto Elcano, mostró su preocupación y explicó la situación pasada y actual de Quebec. A la sentencia del Estatut, Molina añadió un nuevo factor que ayudó en la escalada independentista, “la llegada del PP con una agenda centralizadora”. El politólogo propuso “hacer el esfuerzo de entender que tienes conciudadanos que no comparten tu proyecto nacional. Es difícil para el ser humano. Los estados plurales son difíciles”, agregó.

A partir de este punto, se trataron distintas cuestiones. La primera de ellas tuvo que ver con el referéndum y el derecho de Cataluña a decidir. “¿Tiene derecho Cataluña, según la legislación española actual, a celebrar un referéndum vinculante?”, expuso el moderador. “Según la interpretación que se haga de la Constitución”, afirmó Marc Sanjaume. Argelia fue categórica al decir que “no existe ese derecho, esto no quiere decir que no se pudiese celebrar un referéndum o consulta no vinculante”. La jurista reiteró la necesidad de reformar la Constitución: “el sistema autonómico necesita una actualización. Hay que reformar la Constitución en muchos aspectos porque está perdiendo la función integradora, es nuestro pacto de convivencia y debe irse actualizando”. La directora de Agenda Pública también señaló que la cuestión catalana es “un problema de fondo político, no jurídico” y que ahora no es momento de tomar ninguna decisión drástica. Por su parte, Molina se mostró escéptico ante la posibilidad de celebrar un referéndum vinculante. “Yo creo que el referéndum no es una buena idea para Cataluña”.

Durante la mesa redonda se trataron otro puntos como la conveniencia o no de aplicar el artículo 155, el papel del PSOE o las consecuencias de la política represiva del Estado durante el referéndum. La última parte del debate se centró en lo que  puede pasar a corto y a medio plazo en Cataluña y qué puede hacerse para que la situación mejore. Los tres participantes abogaron por la mediación, el diálogo y la negociación, aunque no se mostraron demasiado optimistas. “La independencia no es posible así. Tiene cabida defenderla solo por los cauces institucionales. A medio plazo se debería abordar el conflicto desde un punto de vista político. Es posible que sea necesario introducir elementos de asimetría en España. Hemos abusado del café para todos. Es necesario un dialogo con Cataluña y hacer pedagogía con el resto del Estado. Hacer política. Y reformar la Constitución porque si no, la situación se repetirá”, afirmó Arquelia Queralt.