El científico Avelino Corma repasó el estado de las tecnologías que pueden cambiar el actual modelo energético

club_quimico-1 club_quimico-2 club_quimico-4 club_quimico-6 club_quimico-8 club_quimico-9 club_quimico-10 club_quimico-11 club_quimico-12 club_quimico-13 club_quimico-14 club_quimico-15 club_quimico-16 club_quimico-17 club_quimico-18 club_quimico-19 club_quimico-20 club_quimico-21 club_quimico-22 club_quimico-23 club_quimico-25 club_quimico-26 club_quimico-27 club_quimico-28 club_quimico-29 club_quimico-32
<
>

El químico castellonense Avelino Corma, uno de los científicos más prestigiosos del mundo, estuvo en el Club de Encuentro hablando de las “Tecnologías para cambiar el actual modelo energético” dentro de los “Encuentros con la ciencia” que el Club viene desarrollando desde hace un tiempo.  La presidenta del Club de Encuentro, Amparo Matíes, fue la primera en tomar la palabra y lo hizo  mostrando la admiración y reconocimiento del Club por el invitado y destacando la colaboración con la Universidad de Valencia y la Politécnica.

Precisamente fue el rector de esta universidad, Francisco Mora el encargado de presentar al invitado. Mora agradeció al Club estos encuentros con la ciencia que “ayudan a concienciar a la sociedad de la importancia” de la misma.  El rector repasó la trayectoria profesional del profesor Corma y se detuvo en la creación del Instituto de Tecnología Química que puso en marcha el conferenciante enfrentándose “a mil adversidades y con gran dedicación”. Hoy el Instituto es un centro de vanguardia a nivel mundial donde trabajan 200 personas y comprende 5000 metros cuadrados.  Mora además subrayó la humildad y honestidad del químico.

El profesor Corma comenzó su intervención hablando de los principales temas de investigación a nivel mundial en la actualidad: energía, sostenibilidad, salud, alimentación y agua. El aumento de población previsto en los próximos años en algunos países va a provocar que el consumo de energía aumente al mismo tiempo que aumentarán las emisiones de CO2, explicó, de ahí la importancia de seguir investigando para conseguir que los hidrocarburos fósiles, responsable de gran parte de esas emsiones, rebajen drásticamente los niveles de CO2. Dento de los combustibles que actualmente se utilizan, el metano sería el menos perjudicial mientras que el carbón sería el más dañino. “Tendremos que disminuir el uso del carbón y aumentar el del gas natural”, afirmó Corma.

El conferenciante fue repasando las alternativas a esos combustibles que más emisiones lanzan a la atmósfera, como las fuentes renovables entre las que se encuentra la energía eólica y la solar y explicó por qué muchas de estas energías todavía no pueden utilizarse a gran escala. La conclusión en la mayoría de casos es la misma. “No tenemos todavía la tecnología necesaria”, apuntó.

Según dijo el profesor Corma, para 2035 está previsto que haya en el mundo 2.500 millones de vehículos, y “a no ser que haya algún punto de ruptura, habrá que disminuir la cantidad de combustible necesaria para que esos vehículos se muevan. Yo espero que se produzca ese punto de ruptura”, señaló. “Tecnológicamente hay que buscar maneras para que las emisiones sean lo menos contaminantes posibles. Esa es la línea en la que el Instituto está trabajando”, comentó.

Si no se produce ese punto de ruptura, según el químico, habrá que reducir la cantidad de hidrocarburos fósiles, aumentarla cantidad de combustibles derivados de la biomasa e incrementar la cantidad de vehículos eléctricos. Corma habló de materiales que están desarrollando en la actualidad en el Instituto de Tecnología Química de la UPV donde él da clase y de algunas tecnologías que han construido para distintas compañías.

Avelino Corma se refirió también al gas extraído a través del fracking, a los biofuels y a los vehículos eléctricos. En el caso de estos coches que funcionan con baterías, el profesor Corma volvió a decir que la tecnología sigue siendo insuficiente para impulsarlos, además del problema del litio.  Actualmente se están produciendo avances en el campo de las baterías, explicó.

“En los próximos años, 20 o más, salvo que haya un descubrimiento,  vamos a seguir dependiendo de los hidrocarburos  fósiles, así que hay que hacer mejor uso de ellos, debemos aplicar inversión e inteligencia en desarrollar alternativas. Nos queda trabajo para muchos años”, dijo como conclusión.