Ramón Jauregui describió como es la “Europa posible” en el Club de Encuentro

Jauregui-2 Jauregui-3 Jauregui-6 Jauregui-8 Jauregui-10 Jauregui-12 Jauregui-15 Jauregui-18 Jauregui-21 Jauregui-25 Jauregui-27
<
>

El eurodiputado Ramón Jauregui ha estado en el Club de Encuentro con la conferencia “La Europa posible”. La presidenta del Club de Encuentro, Amparo Maties fue la primera en tomar la palabra para recordar el “escenario complicado” que existe en Europa y cómo este ha cambiado en los últimos 16 años, cuando Ramón Jauregui intervino en el Club por primera vez. La diputada socialista Ana Botella ha sido la encargada de presentar al invitado. Botella tuvo unas palabras para recordar a Francisco Puchol antes de hablar de la trayectoria profesional de Ramón Jauregui. Del político, la diputada destacó su compromiso, especialmente en los años del terrorismo de ETA en los que él “dio voz a todos esos valores que el terrorismo arrebató”.

Ramón Jauregui comenzó agradeciendo la invitación del Club y tuvo unas palabras de recuerdo hacia Manuel Broseta, “un gran europeísta”. El invitado habló en primer lugar de los logros que ha conseguido Europa y se mostró optimista. “El proyecto europeo desde hace 60 años  ha sido un proyecto de éxito. Hemos sido capaces de unir historias antagónicas. Tenemos un espacio supranacional público muy importante, que no existe en el resto del mundo”, señaló.

A continuación Jauregui pasó a describir los cinco grandes problemas a los que se enfrenta Europa:

  1. El problema que tiene su origen en el encallamiento del proyecto constitucional en 2004. “El rechazo de Francia y Holanda a aquel proyecto sometió a la UE a los comienzos de la intergubernabilidad, a lo que hoy llamamos los proyectos de las naciones libres de Europa que son antieuropeistas”. Este fracaso fue acompañado por la incorporación de los diez países del este. “¿Hemos hecho una Europa demasiado grande? ¿Muy heterogénea? ¿Muy compleja en su gestión?”, se preguntó Jauregui para contestar afirmativamente a todas ellas. “Los países del este no tienen el mismo sentimiento europeísta que teníamos nosotros, pero no hubo otra forma de reaccionar ante la caída del muro”, explicó el político.
  2. Gestión financiera de la crisis económica. “Sin duda una arquitectura imperfecta”, apuntó. “Hemos gestionado la crisis con una política monetaria absolutamente imperfecta y con una política de austeridad exagerada impuesta del norte al sur basada en las desconfianza que ha abierto una brecha que no hemos superado”, dijo. La crisis ha derivado en los desafectos sociales en los espacios públicos del sur de Europa. “La cultura de los derechos sobre la que habíamos construido gran parte de Europa se ha devaluado y hay un gran descontento”, agregó.
  3. La tentación nacionalista. “La solución a todos estos problemas está resultando en una tentación de refugiarnos en nuestro propio ombliguismo y de reivindicar nuestra propia soberanía nacional”, explicó. Partidos ligados a la extrema derecha o al populismo. Menos en España, en el resto de países como Francia, Dinamarca, Polonia o Hungría existen.  “Es un refugio equivocado frente  a la mundalización. Es un proteccionismo reaccionario que no somos capaces de explicitar desde los diferentes planteamientos políticos”, añadió.
  4. Brexit, esos sentimientos nacionalistas es lo que ha hecho triunfar esta convocatoria, uno de los problemas del momento “más graves”, dijo.
  5. Crisis migratoria. El problema más importante que tenemos ahora. No solo por las guerras en Oriente Medio, sino también por las grandes movilizaciones de personas que no pararán. “Una problemática que nos ha roto a la Unión Europea”, afirmó.

Jauregui habló del contexto mundial en el que se mueve la UE, un mundo en cambio con varias características: la velocidad, la imprevisibilidad y la concatenación de acontecimientos. “No conseguimos crear una política mundializada porque los problemas superan las fronteras nacionales”. Ese mundo tiene cuatros rasgos:

  1. La conflictividad de nuestra vecindad.
  2. Administración americana singular. Es la primera vez que los EE.UU. están abiertamente en contra del proyecto europeo. EE.UU. no quiere un acuerdo comercial con Europa.
  3. Problema de la geolocalizacion de Europa. “Europa ha perdido muchísima influencia y peso, además de los problemas que viene padeciendo: demográficos, problema energético y de competencia en una globalización productiva. En ese mundo globalizado Europa compite mal”, apuntó.

A pesar de este panorama, Jauregui mostró esperanza. “Europa se mueve y sigue avanzando. Estamos venciendo al populismo. Le hemos ganado en Holanda y Francia. Le vamos a ganar en Hungría. Hay una Europa que está venciendo”, añadió. En este periodo de la crisis hemos hecho cosas extraordinarias, dijo. “A pesar de todo, hay una Europa que camina”, remarcó.

¿Cómo es esa Europa posible?, se preguntó.

  • Hay una Europa pragmática que trabaja y hace Europa día a día, y nombró varios ejemplos como el proceso de unión energética, la apuesta por las energías renovables, la unión digital o incluso el Corredor Mediterráneo.
  • Europa de la seguridad y la defensa. “Gran parte de la seguridad interior depende de la seguridad exterior. La seguridad interior depende una política internacional, de un ejército europeo, de una coordinación de policías en Europa también muy retrasada”, comentó.
  • Tiene que producirse una evolución en la política económica y en la gestión de la Unión Monetaria. “Alemania tiene que tener un liderazgo más europeísta y menos alemán, que comprenda el sufrimiento del sur”, añadió.
  • La Europa social. Europa necesita mostrar una cara de conexión con el mundo laboral y del desempleo. “La devaluación del sistema de trabajo es general”, afirmó.
  • La respuesta contundente al Brexit.

“Esta Europa no la tenemos decidida. Es una Europa que se va a fortalecer en el núcleo del euro. Fortalecer la unión y hacer una Europa menos a la carta y más clara en su organización y más democrática en torno al euro es lo que debemos hacer. Habrá que definir después del Brexit qué ofrecemos a los que no están en el euro”, dijo Jauregui. También abogó por resolver la crisis migratoria y “el relato europeísta que nos falta en el que nuestros jóvenes no conectan con la paz y el progreso”, concluyó. “En el mundo en el que estamos nos somos nada con una vuelta a las naciones antiguas”, agregó antes de pasar a las preguntas del público.